Con esta lluvia, Annemarie Schwarzenbach

La lluvia nos daba mucho más miedo, y no por la humedad, sino porque la tierra quedaba a su merced y, sembrada de dolor, se extendía sin consuelo bajo su lóbrega cortina. ¿Y de qué nos servía contra eso todo nuestro valor? Cabalgábamos en silencio, uno detrás de otro, como si cada uno estuviera solo.

Annemarie Schwarzenbach, Con esta lluvia

Deja un comentario