Orgullo y prejuicio, Jane Austen

– Y así terminó su amor – dijo Elizabeth con impaciencia -. Creo que ha habido muchos que lo vencieron de la misma forma. Me pregunto quién sería el primero en descubrir la eficacia de la poesía para acabar con el amor.

– Yo siempre he considerado que la poesía es el alimento del amor – dijo Darcy.

– De un gran amor, sólido y fuerte, puede. Todo nutre a lo que ya es fuerte de por sí. Pero si es solo una inclinación ligera, sin ninguna base, un buen soneto la acabaría matando de hambre.

Jane Austen, Orgullo y prejuicio

Deja un comentario